La revolución del Data Science en la industria moderna

La revista Heureka entrevistó al director científico de Metric Arts Roberto Muñoz, quien reflexionó sobre la colaboración academia industria en Chile.

Lee el artículo original en revista Heureka escrito por Roberto Muñoz, director científico de Metric Arts.

Mi primer acercamiento a la Astronomía fue cuando tenía 13 años. En aquella época cursaba 8º básico en la ciudad de Arica y tuve la gran oportunidad de presenciar el magnífico eclipse solar del año ‘94(1). Fue una experiencia única que me marcó de por vida.

El amor por la física y la astronomía me llevó a matricularme en la recién estrenada licenciatura en Astronomía de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). Debo reconocer que fue una jugada algo arriesgada, pues era el primer miembro de la familia en entrar a la Universidad y había tomado la decisión de estudiar una carrera no tradicional. Mi primer año en la Universidad no fue fácil, venía de un colegio público y tuve que esforzarme el doble para alcanzar el nivel de conocimientos que traían la mayoría de mis compañeros.

Fue durante mi pregrado donde comencé a aprender en qué consistía hacer investigación científica. Partí haciendo los clásicos experimentos de Física, esos donde empujas un pequeño carro contra otro y tomas la mayor cantidad de mediciones antes y después del choque. Formular preguntas, hacer experimentos y escribir informes se transformaron en actividades permanentes durante mi pregrado.

Una vez terminado mi pregrado decidí postular al Doctorado en Astrofísica de la PUC. Fui aceptado en el programa y me gané la beca de doctorado nacional de CONICYT. Al ingresar ya tenía claro que me quería dedicar a la Astronomía Extragaláctica(2), desarrollando mi tesis sobre la evolución de las galaxias elípticas que habitan en una de las estructuras más interesantes que existen en el Universo, los cúmulos de galaxias, las que llegan a medir varios millones de añoz luz.

Figura 1: Secuencias de objetos del cúmulo de galaxias de Virgo.

 

Si tuviese que definir mi momento Héureka yo diría que ocurrió mientras realizaba mi postdoctorado en la Université de Strasbourg (Francia). Acá me uní al proyecto internacional Next Generation Virgo Survey (NGVS)(3), el cual estudiaba el cúmulo de galaxias de Virgo en el rango óptico, infrarrojo y rayos X. Yo estaba a cargo de procesar y analizar las observaciones del infrarrojo cercano, donde me encontré con una gran sorpresa al combinar estas mediciones con las del rango óptico. Al graficar los colores de todos los cuerpos celestes que estaban en la dirección de cúmulo de Virgo, secuencias de diferentes objetos aparecieron: una secuencia de galaxias elípticas, otra de galaxias con alta formación estelar, otra con cúmulos estelares extragalácticos y otra con estrellas de nuestra Galaxia (Ver Figura 1).

El gráfico de los colores de los cuerpos celestes que hice se llama diagram uiK. La gran ventaja de este diagrama es que permite realizar una tomografía del Universo usando telescopios ubicados en la Tierra (bajo costo) e identificar de manera rápida y segura los objetos de interés que serán posteriormente observados desde los telescopios espaciales (alto costo).

Actualmente, el diagrama uIK está siendo usado para estudiar las galaxias y cúmulos esterera que habitan en el Supercúmulo local, una super estructura que mide más de 100 millones de años luz y que contiene cientos de grupos y cúmulos de galaxias. El objetivo es ampliar los catálogos de los objetos astronómicos que conocemos en esta zona y mejorar nuestro entendimiento acerca de la evolución del Universo.

Transitando de la academia a la empresa

Hace aproximadamente un año tomé una de las mayores decisiones de mi vida profesional: cambié mi carrera académica en la universidad por un puesto de trabajo en la industria. La transición no la hice de la noche a la mañana. Tres años atrás decidí postular en conjunto a una empresa chilena a un fondo de CORFO que apoyaba la investigación colaborativa entre la universidad y la industria. Nos lo ganamos y logramos formar un gran equipo de trabajo.

Foto grupo trabajo Roberto Muñoz.

Desde la universidad comenzamos a armar un prototipo basado en el uso de inteligencia artificial y visión computacional y de a poco el proyecto comenzó a agarrar vuelo, tanto en lo científico como lo comercial. Fue un verdadero éxito. La empresa quedó fascinada con el trabajo colaborativo y varios de los científicos del proyecto cambiamos nuestra oficina de la universidad por un espacio de trabajo en la empresa. Así partió el proyecto Video Analytics (4) de MetricArts, empresa chilena con más de 50 profesionales del área del business intelligence y data analytics, en la cual me desempeño como director científico.

Los campos de investigación donde trabajo actualmente son la ciencia de datos y la visión computacional. Estos campos tienen menos de 50 años de desarrollo y son mucho más jóvenes que disciplinas como la Física y Astronomía. No obstante, ambas áreas están viviendo su época de oro y la comunidad crece a paso veloz, gracias a la gran cantidad de datos que estamos generando como civilización y la gran capacidad de cómputo que poseen los actuales computadores.

Esta mezcla de juventud, grandes oportunidades e impacto del nuevo conocimiento en las tecnologías del futuro es lo que ha atraído a las empresas más innovadoras del mundo tales como Google, Tesla y Microsoft (5). Algunos investigadores han llegado a catalogar al data science como el trabajo más sexy del siglo XXI(6), pues los grandes desafíos de la academia e industria moderna deberán ser enfrentados por personas con formación científica y habilidades analíticas, cualidades no muy abundantes en países como Chile donde contamos con apenas 1 científico por cada 1.000 trabajadores(7).

Sin embargo, el futuro no está escrito. Dependerá de nosotros, los jóvenes y no tan jóvenes, definir si nos sumamos a la sociedad del conocimiento o nos quedarnos de brazos cruzados mirando cómo avanza el mundo. Los datos se han transformado en el nuevo petróleo y aquellos que sepan cómo procesar los datos serán los reyes del futuro.

Tags:
Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *